Tips para mamá

¿Sabes la diferencia entre permitir y apoyar?

Cada día que pasa me doy cuenta de que ser mamá es un aprendizaje constante y que cada acción que hagamos impacta directamente en su desarrollo como personas. Entre los temas que a veces me dejan pensando es si estoy apoyando a mis hijos o estoy siendo permisiva con ellos. 

Hay veces que después de una situación me quedo pensando y la verdad es que después de algunos consejos o comentarios de otras mamás he llegado a identificar algunas diferencias y en esta nota quiero compartirlas contigo.

Diferencias entre permitir y apoyar

Lo que he aprendido es que para poder hacer una mejor diferenciación entre uno y otro lo primero es saber cuáles son las habilidades que tiene cada uno de mis hijos, de que son capaces y qué habilidades les falta desarrollar o que no se les da del todo bien.

Por otro lado, también es bueno identificar si les estoy enseñando con las actividades que hago con ellos o si más bien estoy evitando que experimenten una u otra situación que posiblemente les pueda ayudar a crecer y desarrollar sus habilidades.

Otra cosa, y esto es sobre todo para las que tenemos dos o más hijos, es que tenemos que entender que cada niño aprende de diferente forma, por lo que tenemos que identificar de qué forma enseñar a cada uno enfrentar las mismas situaciones que se encontraran en su camino.

Identificar el apoyo

El apoyo que damos a nuestros hijos debe de fortalecerlos para enfrentar los obstáculos que se les vayan presentando en su día a día y que al final los ayude a ser independientes.

Para encontrar el punto medio y verdaderamente apoyar a los pequeños, te recomiendo: 

  • Reconocer sus sentimientos ante un obstáculo, si está asustado, incómodo o angustiado.
  • Dependiendo de la emoción que identifiques, brinda una sensación de confort que le dé confianza de enfrentar ese obstáculo.
  • Enséñale habilidades sanas para que pueda hacer frente y que pueda lidiar con la frustración, la decepción entre otras emociones que, aunque no nos gustan, tiene que aprender a sentir y aprender de ellas.
  • Elogia cada avance que tenga por más pequeño que sea.
  • Establece reglas en el hogar y enséñale las consecuencias de no cumplirlas.

Evita ser permisivo

Como mamá no me gusta ver que mis hijos sufran o se sientan tristes porque no lograron resolver una u otra cosa, pero sé que si los meto en una burbuja y evito que experimenten de sus errores, les estoy haciendo un daño peor que les puede perjudicar más en un futuro.

Por eso, y para evitar ser una mamá permisiva, es bueno evitar:

  • Proteger a tus hijos de situaciones incómodas como el fracaso o la derrota.
  •  Asumir responsabilidades que deben de ser de los pequeños.
  • Hablar en nombre de ellos.
  • No ser congruente cuando rompen las normas y hay una consecuencia por sus actos.
  • Tener una reacción exagerada ante los berrinches.
  • Protegerlos de las consecuencias de sus acciones.

Reconocer las actitudes y las acciones que tengo frente a mis pequeños me ha ayudado a identificar en qué momentos estoy siendo permisiva con ellos o si verdaderamente estoy siendo un apoyo y poder hacer cambios si es necesario.

Aún tengo cosas que mejorar, pero poco a poco voy ajustando y mejorando para poder ayudarlos a ser personas independientes y con sus propias opiniones, y espero que con todo lo que te comparto también tú logres lo mismo.

 

¡Nos leemos pronto!

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *