Tips para mamá

¿Qué es y cómo prevenir el grooming?

Internet y las redes sociales son una parte intrínseca del día a día de nuestros hijos; conviven, toman clases, hablan con sus amigos, entre muchas cosas más que hacen en la web, al ser una generación nativa de internet. 

No podemos negar que la res tiene muchas ventajas, pero también tiene su lado oscuro, del cual tenemos que enseñar a nuestros hijos para que puedan cuidarse, tal es el caso del tema del que hablaremos hoy, el grooming.

H2: Describamos el grooming 

Ese nuevo término que ha salido de internet se refiere al acoso sexual ejercido por un adulto a un menor de edad, esto a través de las redes sociales u otras plataformas digitales, como pueden ser los juegos en línea.

Esas personas que ejercen el acoso son conocidos como groomers y suelen llevar a cabo estas acciones sobre sus víctimas por medio de diferentes perfiles. Como cualquier tipo de acoso, este ya está tipificado y es un delito, sobre todo porque puede ser que este solo sea el principio de una red de delitos mayores, como puede ser la trata de personas. 

¿Cómo llevan a cabo el grooming?

Lo que hacen los groomers es aprovechar el anonimato que internet da a los usuarios al hacer perfiles falsos en las redes sociales más populares entre los jóvenes, de esta forma es fácil que los agresores se acerquen y empiecen a entablar una relación. 

Para poder llevar a cabo el grooming, los delincuentes aprenden y usan los modismos, fingen ser fans de lo mismo, simulan tener la misma edad y estudian todo lo que los chicos van publicando en redes sociales. Esta fase es conocida como la fase de la amistad. 

Después el objetivo es entablar una relación y en la cual el groomer empieza a sus tácticas para pedirle fotos, grabaciones y, dependiendo de la fase, también puede pedir material de contenido sexual y llegar hasta pedir un encuentro presencial.  

Una vez que la persona tiene en su poder el material, es cuando empieza el verdadero tormento con el chantaje de partes del groomer para seguir consiguiendo más material de contenido sensible. 

La amenaza que se utiliza en la mayoría de los casos es que, en caso de negarse a seguir mandando material, la persona publicará las fotos ya obtenidas, aunque hay casos en las que no solo queda en las fotos, sino en lastimar a alguien querido.

¿Cómo saber si mi hijo es víctima de grooming? 

Como en el caso del bullying, una de las principales luces rojas es el cambio de humor y de hábitos de nuestros hijos, en especial si se notan más evasivos o deprimidos. 

Además, otras luces rojas a las que debemos prestar atención son: 

  • Se muestran más nerviosos, con miedo, preocupados y en constante estado de alerta. 
  • Sufren de alteraciones del sueño o de alimentación. 
  • Se sienten inseguros y evitan salir de casa.
  • Ocultan sus dispositivos para que no los veamos. 

¿Cómo se puede evitar?

Aunque en un punto queramos ver todo lo que hacen y no hacen en la red, invadir la privacidad de nuestros hijos no es la solución, e incluso puede ser contraproducente. 

Para poder evitar que nuestro hijo sea víctima de grooming es importante enseñarles cómo hacer un buen uso de internet y mencionarles los peligros pueden estar a la vuelta de un clic. 

Es importante que sepa que, como en el mundo real, en la red también hay personas que fingen ser buenas personas y que en internet lo tiene más fácil a crear perfiles falsos para poder acercarse, por lo que no es bueno aceptar a personas desconocidas en sus redes. 

Además, tenemos que empezar con el ejemplo de no andar compartiendo todos los momentos que vivimos y dejando información sensible, como ubicación y fotos de nuestros hijos, en el ámbito privado.  

Por otro lado, es importante que hagamos uso de las herramientas parentales en redes sociales y plataformas digitales para estar al pendiente de nuestros hijos, al mismo tiempo que respetamos su privacidad. 

¿Cómo actuar en caso de grooming?

Antes de dejarte llevar por las emociones, recuerda que lo primero que hay que hacer en cualquier caso de acoso es crear un ambiente de confianza para los chicos, que vean que estás ahí para apoyarlos y protegerlos, ya que es altamente probable que se sientan culpables y avergonzados por haber caído en el engaño. 

Es importante estar a su lado durante todo el proceso en el que tomen conciencia de lo que pasó y que no es su culpa, sino del acosador. 

Pasado ese momento, es crucial levantar una denuncia conociendo los detalles, eso sí, no le saques la información a la fuerza ni en un estilo interrogatorio; respeta los tiempos y entabla un canal de comunicación abierto. 

El siguiente paso puede que sea uno de los más difíciles que es: no denuncies el perfil en redes sociales, ni hagas un escándalo, ya que esto alerta al delincuente y es muy probable que elimine el perfil, haciendo más difícil su rastreo e incrementando el riesgo de que otros casos no tengan justicia pues no solo tiene una víctima. 

También es relevante cambiar todas las contraseñas y descargar todo el material intercambiado, esto para proteger la información, porque varios de los groomers son hacker habilidoso. 

Por último, no te adelante ni presiones por hacer una denuncia, esta decisión debe salir de la víctima, no de los padres, por lo que es necesario que seas comprensivo, que escuches la opinión, sus sentimientos y lo apoyes, sea cual sea su decisión. 

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.